1. Resultado Judicial


CONCLUSIONES DEL AUTO JUDICIAL

  1. Se da por extinguida la relación laboral por incumplimientos graves y reiterados por parte del empresario.
  2. Se reconoce una categoría profesional de camarero desde el año 2013, superior a la que figura en el único contrato (en fraude de ley, y de cuatro supuestos) que pudo presentar.
  3. La empresa solicita un finiquito en diferido, a lo que el juez accede, concediéndole diez meses para saldar su deuda.
  4. Respecto a los impagos salariales, deja como responsable a la Mutua o Seguridad Social.

 

POSICIÓN DE LA SECCIÓN EN EL JUZGADO

  1. Se renunció a más de un año de antigüedad para evitar que terceras personas a las que el empresario había involucrado pagasen platos que nunca rompieron

  2. Se reconocieron los salarios cobrados debidamente, honestidad que fue rápidamente aprovechada por una defensa cuya única verdad fue la admisión de sus evidentes incumplimientos, todo con el fin de menguar aún más la cantidad que le corresponde al trabajador

 

Y es que a eso se reducía todo. Mentiras a la cara, impagos, difamaciones públicas, negación de lo evidente, intentos de aislamiento social, ‘advertencias’, triquiñuelas de baja política, maniobras para alargar lo máximo el proceso… Todo vale con tal de intentar ahorrarse los cuatro duros que, pese a las sucesivas reformas laborales, corresponden al trabajador; y todo vale para que, dado el caso, acabemos pagando todas, con nuestros impuestos, sus deudas.

Pues sea, celébrelo el patrón y sus palmeros con algarabía si tienen estómago para ello: consiguieron su único objetivo, aunque cierto es, no en el grado en el que le hubiese gustado.

Con otras prioridades, sin anteponer el dinero a todo, otras —muchas— también tenemos motivos de celebración. Todas las personas que han actuado de acuerdo a su conciencia, demostrando el movimiento andando, todas y cada una de ellas, merecen dormir satisfechas, sabedoras de que, en aquello que está a su alcance, han contribuído a un mundo un poco mejor y —esta vez sí, Max— más hermoso.

 

“(…), los únicos que, de verdad, se han alzado, sin nada, con sus manos, (…), contra los poderosos, por la sola justicia; cada uno a su modo,a su manera, como han podido, sin que les importara su comodidad, su familia, su dinero.

 

Estos que ves (…) son, no lo olvides, lo mejor del mundo. No es hermoso. Pero es lo mejor del mundo.
No lo olvides nunca, hijo, no lo olvides.”

Max Aub
Campo de los Almendros (1968)

 


 

(Próxima entrega, el domingo 18 de Febrero)