Solución: ¿Quién sabe qué?


Efectivamente: si tenemos que descartar la opinión de alguien, ¡ha de ser la de Felipe!